COTÓN DE TULEAR


Origen: Isla de Madagascar
 
Funcion zootécnica: Perro de compañía.
 
También conocido como "El Perro Real de
Madagascar", el Coton de Tuléar es considerado el
perro anti-estrés del siglo 21.


 

Resulta sorprendente que razas paco conocidas, como en este caso, luego sean las que tienen todas las características necesarias para ser excelentes animales de compañía.

El Coton de Tuléar reúne todas las virtudes de una buena mascota: es pequeño, apenas suelta pelo, se adapta a vivir en un piso, se lleva bien con todo el mundo y, lo más difícil, tiene una paciencia de santo con los niños. Puede ser el eterno payaso con tal de arrancar la sonrisa de un niño o de una persona mayor.

Tiene una personalidad encantadora dejándolo jugar el papel de mascota profesional. Son perros leales y devotos a sus dueños, ¡Son la perfecta compañía! Son excelentes con la familia, y por lo tanto son muy buenos con los niños y otras mascotas. Tienen muy buena disposición, son afectivos y fáciles de entrenar. El Coton de Tuléar es muy inteligente, se le podría considerar un payaso, ya que no perderá la oportunidad de jugar con el público que lo observe debido a que es un exhibicionista por naturaleza. Cuando está contento tiene la característica de gruñir y pareciera que sonríe. El Coton de Tulear obtiene su nombre de su pelo el cual es único, esponjado y parecido al algodón.

El pelo es largo y suave cuando se toca, no es grasoso y no tiene caspa, por lo que no tendrá ese olor característico a perro. No pelecha y muy rara vez puede ocasionar alergias a personas sensibles, sin embargo, solo tiene una capa de pelo, la cual debe ser cepillada regularmente para que mantenga su apariencia suave. El corte de pelo es adecuado para perros mayores o que son utilizadas como mascotas, nunca para perros de exposición, La mayoría de los perros Coton de Tulear son blancos y algunos presentan marcas en el cuerpo. Los "cotones" tienen una característica importante: si nacen con manchas muy marcadas en su cuerpo, estas generalmente se desvanecen cuando son adultos, tornándose frecuentemente blancas. La mayoría de las veces se quedan del mismo color pero como una sombra pálida. Por ejemplo, si las manchas son negras se decoloran a gris claro, y si son color café se tornan color crema.

La expectativa de vida de un Coton de Tuléar es de 15 a 16 años. Son perros muy adaptables, y serán felices de vivir en un departamento o en el campo, así como en climas calientes o fríos.

No les gusta insolarse, por lo que requieren de una jaula o casa en la cual puedan resguardarse del sol. No requieren mucho ejercicio, aunque muchos de ellos estarán encantados de jugar y salir a correr. Los "cotones" maduran alrededor de los 18 meses y 2 años de edad, los machos miden aproximadamente 28 cm pesando de 4 a 6 kilos y las hembras miden 25 cm, pesando 3.5 a 5 kilos.

El Coton de Tuléar es un miembro de la familia Bichón. Sus ascendientes llegaron a Madagascar y las islas cercanas en los barcos de mercaderes antes del siglo XVII, y de estos perros importados surgió, en la Isla Reunión, el Coton de Reunión. Este está extinguido actualmente, pero sus descendientes en Madagascar fueron desarrollados a través de un programa de reproducción de cruces, incluyendo la introducción del Maltés. Esto produjo al conocido actualmente como Coton de Tuléar por la ciudad de Tuléar en Madagascar. El pequeño Coton se dio a conocer como el perro de la realeza porque era el favorito de la nobleza francesa que habitaba en las islas durante la época colonial. Por ejemplo, antes del siglo XX era una ofensa criminal que un plebeyo tuviera en propiedad uno de estos perros, y hasta el día de hoy sólo el estrato más alto de la sociedad de Madagascar es lo bastante afortunado como para tener un Tuléar. Aún es comparativamente raro a pesar de que se está estableciendo gradualmente tanto en Gran Bretaña como en EE.UU.

Carácter y cuidados

El Coton de Tuléar es un feliz, amistoso e inteligente perrito, muy fiel a sus dueños con los que le gusta estar. Una de sus cualidades más simpáticas es su habilidad para andar con sus patas traseras. Se puede adaptar a la mayoría de los climas y ambientes, y requiere solo un cepillado diario y un ejercicio medio.

Historia: La del coton de Tuléar tiene algo de exótico en la medida en que este perro, emparentado con la familia de los bichons, nació en Madagascar en el siglo XVI. Puede resultar sorprendente que un perro tan cercano al maltés o al boloñés haya podido aparecer en medio del océano Indico. Pero, en realidad, ello se debe a razones muy simples. Simples aunque también singulares ya que están íntimamente ligadas con las casualidades del mar debido a las cuales algunos navíos naufragaron cerca de las costas de Madagascar. Muchos de aquellos aventureros iban con sus perros y éstos, que compartieron la suerte de la tripulación, consiguieron nadar hasta la orilla. A estos pioneros se les unieron poco después otros perros del mismo tipo que, tras haber sido utilizados a bordo para combatir a las ratas, fueron ofrecidos de regalo a los habitantes de la isla.

En Madagascar, esos pocos bichons, se mezclaron con los perros del lugar, y de tales uniones nació una nueva raza, la cual se distinguió bastante pronto por el pelo de textura algodonosa que le valió el nombre. Tuléar es el nombre de una ciudad portuaria de Madagascar que actualmente se denomina Toleara.

Antiguamente, el coton de Tuléar tenía un aspecto menos refinado que el animal que conocemos; su tamaño era más o menos el de un zorro, y tenía un carácter salvaje y decidido que le permitía cazar con audacia. Poco a poco se convirtió en guardián de rebaños, un trabajo en el que se distinguió gracias a su vigor y a su agudo ladrido.

Hace doce años, casi nadie conocía el Coton de Tuléar en Europa. Los primeros ejemplares llegaron en 1977 y desde entonces comenzaron a participar en las exposiciones con un creciente éxito entre el público. Oficialmente está emparentado con la familia de los bichóns y como tal lo clasificó la FCI, aunque no lo reconoció hasta 1971.
 
Tamaño: Machos: 28 cm (máximo: 32 cm). Hembras: 25 cm (máximo: 28 cm). En todo caso, hay perros de patas más altas. Peso: de 4 a 6 kg en los machos; de 3,5 a 5 kg en las hembras.

Características: Pequeño perro de interior alegre, de pelo largo, algodonoso, de ojos expresivos e inteligentes.

Temperamento: Su carácter muy alegre, ha conquistado a cuantos aprecian un aspecto original unido a una fuerte personalidad. En primer lugar, en el plano físico, es de una robustez a toda prueba a pesar de su reducido tamaño. De modo que puede vivir al aire libre, claro que no es aconsejable en épocas invernales. Cuando se encuentra en un jardín se lo pasa a lo grande y, llegado el caso, demostrará que tiene sangre de terrier poniéndose a escarbar la tierra. Tiene olfato y la tenacidad de un verdadero cazador.

Al Coton de Tuléar le gusta que se ocupen de él, caso contrario lo manifestará con ladridos incesantes. Intrépido, travieso, siempre está dispuesto a inventar nuevos trucos. Agil, infatigable, se mete por todos lados. Por consiguiente, este perro necesita una seria educación, sobre todo si quiere que viva en el interior de una vivienda., un marco al que se podrá adaptar siempre y cuando se sepa imponerle calma cuando sea necesario, y también autorizarle a exteriorizar su vitalidad.

El Coton de Tuléar es afectuoso, fiel, tranquilo, cariñoso con medida. Ama a los niños, a las personas mayores e incluso a los otros animales. Se entrega sin reservas ; solo necesita un trato afable y la presencia cercana de sus dueños. Nunca debe ser tratado con violencia. El Coton de Tuléar es inteligente, y un simple cambio en el tono de voz, servirá para darle a entender lo que está bien o mal, y pronto demostrará un comportamiento ejemplar.

Con un Coton de Tuléar, se hace patente y claro el concepto de amistad.

RAZA SINGULAR COTON DE TULEAR

Pese a su delicado aspecto, este perro originario de la isla de Madagascar, es un verdadero terremoto: goza de una salud de hierro y de una gran longevidad. El Coton de Tulear puede adaptarse a todo tipo de estilos de vida. Es un animal muy juguetón y el compañero perfecto para los niños. Además, tiene un carácter fuerte y no lo duda un instante a la hora de actuar como perro guardián y defensor de su territorio. No conoce el mal humor y muchos incluso lo consideran un perro "antidepresivo.

Descripción: Es un pequeño perro delicioso parecido al Maltés. Alzada de los machos: 31 cm; de las hembras: 28; peso de los machos: 4 Kg; de las hembras: 3,5. La principal característica del Coton de Tuléar es el manto, compuesto -como indica el nombre- de un pelo largo y pesado como
el algodón, blanco con ligeras manchas amarillentas en las orejas.

Carácter: Sumiso, afectuoso, muy ligado a la casa y al amo.

Utilización: Es un perro de compañía que ama el aire libre, que nada de buen grado, que sabe seguir durante muchos kilómetros al amo a caballo.

Perro afectuoso, fiel, tranquilo y cariñoso con medida. No resiste la indiferencia. Ama a los niños, a las personas mayores e incluso a otros animales. Se entrega sin reservas, solo necesita un trato afectuoso y la presencia cercana de sus dueños. Es fundamental en el Cotón de Tuléar la sociabilización del cachorro. Es aquí donde el criador realiza su tarea más bonita y donde demuestra su profesionalidad, que se verá compensada con unos cachorros adorables.

CARACTERÍSTICAS

TALLA: Entre 25 y 28 cm.

Pequeño perro de interior alegre, de pelo largo, algodonoso, de ojos expresivos e inteligente.

 

Gentileza: Inés Correa   
Fuente: www.belgas3fi.8m.net/Coton.htm
 

Volver a razas