Inicio

UTILICE SU CUPÓN DE DESCUENTO EN LOS SERVICIOS DE LA GUÍA NACIONAL

Imprímalo  aquí

Trueque mascotas

Comportamiento

Necesito mascota

Venta mascotas

Regalo mascota

Gatos

Perros

Novios

Enseña a tu perro a hacer sus necesidades fuera de casa

La costumbre de algunos perros de orinar dentro de casa, puede obedecer a la necesidad de marcaje territorial (en el caso de machos dominantes), al hecho de tener cerca una hembra en celo o a otros motivos. Estos perros, en sus paseos diarios, que normalmente suelen ser de 2 ó 3 veces, juegan y hacen sus necesidades y, el orinarse dentro de casa, suele ser una conducta aislada o puntual.

Si la micción se produce por alguna cuestión de las mencionadas, con un simple estímulo aversivo y con la limpieza rápida del sitio marcado, se podría solucionar. La finalidad es que el perro no asuma la casa como una parcela más donde puede orinar.

Pero lo que realmente suele ser ya un hábito y a su vez un problema para el dueño, es el perro que se saca a pasear más de 3 ó 4 veces al día, más de media hora e incluso los fines de semana, siga orinando en casa. Los paseos se alargan a una hora, el perro se dedica a jugar con otros perros, a saludar al vecino o a traerle un palito al dueño pero de orinar, nada de nada.

El dueño opta por pasear al perro con su correa, sin soltarlo, por si el perro asocia los paseos con juegos y el w.c con la casa, bueno…¡pues ni por ésas! El perro en la calle no hace nada y al llegar a casa espera a que el dueño se marche a otra habitación o se va él para defecar a su antojo. Nunca lo hace delante de su dueño ¿ y eso por qué? ¿qué pasa?¿por qué el perro actúa así?

La respuesta es simple, el perro se esconde a la hora de defecar, porque en algún momento se le ha castigado esa conducta y ahora entiende que delante del dueño no puede hacer nada por temor al castigo. Lo que debemos hacer es elogiar al perro cuando lo veamos orinar de tal forma que él se sienta bien y no tema hacerlo en presencia de su amo.

Hay que tener en cuenta, que desde que el perro es cachorro, debemos llevarlo al sitio indicado de evacuación para, acto seguido, premiarlo con caricias y elogios. Nuestra actuación debe ser la misma en el caso de que nuestro perro sea adulto. Para un perro, aprender esto no será difícil ya que entenderá que la casa donde vive, es su madriguera. Para ellos es innato, en sus esquemas de conducta, mantener la higiene donde viven.

Hay perros, que se sienten inseguros o intimidados y se pueden orinar en señal de sumisión frente a su dueño incluso cuando los saluda. En estos casos, el dueño tendrá que ponerse a la altura de su perro, agachado, sin mirarle a los ojos fijamente y hablarle en un tono de voz suave.

De un modo global éstos suelen ser los casos que se nos pueden presentar relacionados con esta conducta.

Para enseñar a tu perro a hacer sus necesidades fuera de casa:Tenemos que prevenir que defeque por la casa y enseñarle el sitio en el que queremos que defeque.

PREVENIR LAS DEPOSICIONES

Debemos prevenir que ocurran deposiciones inadecuadas  a toda costa.

Cuando no estés en casa deja a tu cachorro en un espacio reducido,

ejemplo: varikennel ( caseta de perro, con puerta)

Tu perro, por naturaleza, querrá hacer sus necesidades lo más lejos posible del lugar donde duerme y  pronto desarrollará un buen hábito higiénico.

Los buenos hábitos son tan difíciles de eliminar como los malos hábitos.

El propósito de restringir el espacio donde le dejamos solo es que realice sus comportamientos naturales (incluido hacer sus necesidades) en un área protegida, de este modo prevendremos que defeque  por toda la casa cuando tu no estás y le ayudará a desarrollar sus preferencias por defecar  en un espacio concreto.

ENSEÑAR A HACER SUS NECESIDADES EN UN SITIO CONCRETO:

Plan de trabajo

A primera hora de la mañana:

*  Sacarlo de la Varikennel, de la cuna o habitación donde duerma el perro.

* Ponle el collar y la correa

*  Salir a la calle, o zona donde quieras  que haga sus necesidades.

* Una vez en el sitio, que le vamos a enseñar que defeque, quitarle  el collar y la correa y le animamos  que se marche.

* Para los perros, que no están educados en obediencia y no acuden a la llamada de su dueño,
es mejor no soltarles de la correa, pero si , nos retiraremos del lado del perro aunque sosteniendo por un extremo la correa.

* Anímale diciéndole, su nombre  y la orden: ejemplo: Tobi, haz pipi,  (o cualquier frase para indicarle “ir al baño”)

* Mantente quieto de pie, si se acerca a ti, lo retiras de tu lado para que se marche, si ves que se pone pesado y no se retira de tu la do, paseas un poco ignorándole.

* Dale unos minutos para que lo haga y pasado un tiempo prudencial, si ves que no se retira de ti, o se retira pero se marcha a jugar con otros perro o lo que sea, le llamas y os marcháis a casa.

* Una vez que acuda, le das la orden: Sienta!, le pones el collar y la correa y os marcháis para casa.

Cuando tu perro haga sus necesidades, halágalo con entusiasmo.

Una vez tu cachorro se dé cuenta, de que le premias cada vez que hace sus necesidades en el sitio apropiado, empezará a querer hacerlo siempre allí.

Hacerlo en casa simplemente no le reporta los mismos beneficios. Es más, después de muchas repeticiones enseñarás a  tu perro, a hacer sus necesidades cuando tú se lo dices.

Si tu perro no hace sus necesidades en esos  minutos le vuelves a llevar a casa y le metes otra vez en su varikennel,  otro intervalo de tiempo.

Pasado un tiempo, lo vuelves a llevar al sitio donde quieres que haga sus necesidades, si orina y defeca, lo premias con caricias.
Si sólo orina, al volver a casa lo encierras otro rato, porque si lo dejas suelto se lo hará por la casa cuando te despistes.

Para que el perro esté suelto por la casa, ha de haber orinado y defecado ( las dos cosas)

El propósito de confinarle en este área restringida es prevenir que haga deposiciones por toda la casa cuando tú estás presente o simplemente porque muchas veces no podemos predecir cuando nuestro perro va a necesitar eliminar.

Confinar temporalmente  tu cachorro en un espacio pequeño como la varikennel inhibe sus ganas de hacer sus necesidades, ya que el perro por naturaleza no querrá ensuciar el lugar donde descansa.

Como consecuencia, tu perro sentirá la necesidad de eliminar en cuanto le saquemos de su área restringida (además, la rapidez en llevarle a el sitio indicado hará que se pongan en marcha sus movimientos de vejiga e intestinos).

Como eres tú el que está eligiendo el momento de sacar a tu perro, puedes determinar el momento en que hace sus necesidades, y como puedes predecir cuando necesita hacerlo, podrás estar allí para enseñarle donde debe hacerlo y premiarle cuando lo haga .

Si tu perro no elimina en unos  minutos, vuelve a llevarlo a casa y déjalo en su varikennel y vuelve a intentarlo  más tarde.

Si tu perro hace sus necesidades acuérdate siempre de halagarlo efusivamente.  Estableciendo la regla de “si no haces tus necesidades no hay paseo y te encierro” conseguirás que lo haga más rápidamente.

Eva León
Adiestradora Profesional Titulada por la Escuela Andaluza de Adiestradores
Fuente: www.deperros.com

Atrás